Ultimate magazine theme for WordPress.

Convivir con los abuelos en la cuarentena – Noticias de Venezuela y el Mundo

0


Óscar Misle

 

Educador

La soledad suele estar presente en los abuelos, pero sobre todo la sentimental.
Muchas veces la viven en silencio porque les cuesta poner en palabras lo que
sienten y solo con la hostilidad y las quejas logran expresar sus necesidades,
vacíos, frustraciones y con estos comportamientos, sentirse visibles y tomados en
cuenta.

Cuando me ha tocado visitar una casa hogar para adultos mayores, pública o
privada, en la que supuestamente se ofrece atención integral, los servicios se
reducen en la alimentación, suministros de medicamentos, cuidado para que no
tengan algún accidente o no le salgan escaras.

En muchas, la terapia ocupacional, abordaje socioemocional, actividades
recreativas, claves en estos momentos de cuarentena, no existen. La peor de las
ausencias es la de los familiares o seres cercanos. Los días de visita muchos se
quedan arregladitos esperando al hijo, sobrinos o hermano que lo embarcó
porque se le presentó un compromiso de última hora.

La situación se complica cuando se enferman. El alto costo de tratamientos, falta
de medicamentos, dietas especiales, afectan emocionalmente el entorno
familiar. Hay quienes optan por la huida y deciden tomar distancia, utilizando
cualquier tipo de pretexto.

En el caso de los más afortunados, los que pueden mantenerse en sus casas o
en las de algún familiar, en estos momentos de cuarentena, sumado al
aislamiento, está el deterioro social por los malos servicios públicos, el alto costo
de la vida.

 

La atención de los abuelos se convierte en un drama para muchos.
Especialmente cuando disminuyen sus capacidades y hay que recurrir al
apoyo de cuidadoras, enfermeras con honorarios que pocos bolsillos soportan.
A pesar de esta realidad el adulto mayor es mucho lo que nos puede mostrar y
enseñar con su experiencia de vida. Logró alcanzar esa edad pasando
seguramente por muchas primaveras, veranos, otoños e inviernos emocionales.
Ellos conocen su historia y sería bonito que nos la pudieran contar con esa
versión que queda con los años.

No importa si real o imaginaria. Es su historia y es parte de su legado. Detrás de
cada anécdota más que situaciones, hay sentimientos que pueden ser una
oportunidad para la conexión y resonancia con ellos y que de esta forma
puedan sentir que lo vivido valió la pena.

 

Cuando viajan en el metro o transporte público necesitan nuestro asiento, cuando
van a cruzar la calle requieren de nuestro brazo, cuando van de compras o a
solicitar un servicio deben ser tratados preferencialmente. Todos vamos para
allá, aunque nos cueste aceptarlo.

¿Cómo apoyarlos en esta cuarentena?

– Mantenerlos informados. No sobre cargarlos de información, sobre todo ser
selectivos en el tipo de fuentes que contactan o consultan.

– Permitirles que expresen sus emociones, escuchándolos con atención. Al
igual que nosotros necesitan expresar lo que sienten, si lo reprimen se pueden
enfermar. Si se sienten mal, tristes, molestos hay que apoyarlos y no juzgarlos.

– Es necesario incluirlos, para que se sientan útiles y parte de la dinámica
familiar. Pueden apoyar en las tareas del hogar, sin sobre cargarlos, tomando en
cuenta su edad y condición Nos pueden contar sus experiencias en otros
momentos difíciles y cómo los superaron.

– Incluirlos en las actividades recreativas. Ver películas, conversar sobre el
contenido, participar en los juegos de mesa. Compartir recetas y cocinar juntos,
escuchar música de su época y contar anécdotas, chistes.

– Ser cuidadoso con las medidas higiénicas. Cuando tengamos contacto con
ellos debemos tener las manos y ropas limpias.

– Evitar que salga de la casa durante la cuarentena. Si viven solos solicitar el
auxilio de algún familiar para la compra y suministro de alimentos y medicinas.

– Estar atentos de que se alimenten bien, sigan sus tratamientos y en lo posible
puedan ejercitarse dentro de la casa.

– Consultar al médico si tienen tos, fiebre o malestar general.

Recordemos que por ley de vida no es mucho el tiempo que les queda para
acompañarnos. Su vulnerabilidad puede cambiar su vida de un momento a otro,
por eso y mucho más, es necesario hacerles sentir nuestro amor y
agradecimiento. Hoy están, mañana no sabemos.

Hasta la próxima resonancia



Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More