Ultimate magazine theme for WordPress.

Conoce a Dólar, el gruñon perro de Scarlet Ortiz

0


Dólar, también llamado como Negrito, es un perro mestizo de 4 años y sus dueños son Scarlet Ortiz y Yul Bürkle y lo conocimos en De Buena Pulgas.

En la tarde de este viernes, Ortiz explicó que su querido can es bastante mal humorado, al punto que gruñó en repetidas ocasiones en la transmisión que hubo por Caraota Digital. A Dólar no le gusta lo muevan mucho; se molesta. También es apodado Gruñón, por obvias razones, y ya lleva 4 años en la familia.

En un inicio, Ortiz no quería a un perro; más bien, aseguró ser una mujer de gatos y que ese es su animal favorito. Incluso, confesó que fue Bürkle el que buscó al perro y que en el primer año con Dólar ella no le hablaba. Pero con el tiempo, él amigo de cuatro patas hizo de todo para conseguir su cariño y finalmente se ganó su corazón.

Ahora, después de varios años en la casa, ya es parte de la familia. Todos en la casa se reparten las labores para encargarse de Dólar, pero Ortiz explicó que ella es la que tiene la mayoría de las responsabilidades. Según la exreina de belleza, lo malacostumbraron y es muy celoso con ella; cuando Bürkle la abraza, Negrito, se molesta y empieza a ladrar.

Con la pandemia por el coronavirus y las drásticas medidas de aislamiento, la vida de Dólar también se vio afectada. Previamente, salía dos veces al día, en la mañana y en la noche, para hacer sus necesidades. Sin embargo, actualmente sale de su casa una vez al día y sus dueños se turnan esta labor, ya que viven en Florida, una entidad estadounidense sumamente afectada por el virus.

Un can con muchas anécdotas

Ortiz comentó que una vez Dólar se enfermó y estuvo sumamente grave de salud; incluso, su dueña pensó que lo iba a pender. El can comió excremento de una higuana, animal muy común en Miami, y se infectó. Vómitos y diarrea afectaron al pequeño amigo, pero logró salir victorioso de esa crítica situación.

Por otra parte, es un perro enamoradizo, pues tiene un amor platónico. Parece ser que le llama la atención una poodle que vive cerca de su casa. Dólar ya sabe la hora en que pasean a su amor y se asoma por el balcón para verla, pero siempre termina llorando, ya que no puede ir a acompañarla.



Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More