Ultimate magazine theme for WordPress.

¿Salario o limosna? – Noticias de Venezuela y el Mundo

0


Por Andrés Velásquez

El pasado 16 de junio,acompañe a mi hijo a una sencilla ceremonia donde le sería entregada la resolución mediante la cual pasaba a la condición de jubilado; después de 25 años de servicio como profesor. Por un lado,satisfecho por la labor desempeñada, toda la hermosa experiencia y la alegría del aula, de ver los logros de cada uno de sus alumnos.

Pero por otro lado,la tristeza de recibir como prestaciones sociales Bs.23.000.000 (unos 100$) y un miserable ingreso mensual de Bs.1.800.000, que no alcanza ni para medio comer, ahora que la cesta básica de alimentación se calcula, solo este mes, en 225 dólares.

Este caso puede ilustrar perfectamente que ni trabajadores activos y mucho menos los jubilados después de tantos años de servicio; pueden contar con un ingreso que les permita vivir con dignidad y cubrir para ellos y su familia las necesidades básicas tal como lo establece la Constitución.

Hiperinflación

El salario como contraprestación o pago por el trabajo realizado en Venezuela, desapareció, fue pulverizado por las nefastas políticas económicas del régimen de Chávez y Maduro; que nos han conducido a este infierno de HIPERINFLACIÓN. Los trabajadores y sus familias están pasando hambre. No es cuento, el costo de la canasta alimentaria rebasa los 200 dólares por mes y contrasta irreversiblemente con el salario mínimo que se mantiene cerca de 2 dólares mensuales.

El Pacto Internacional de Derechos Económicos,Sociales y Culturales, del cual Venezuela es signataria, considera entre otras cosas como Derecho Humano una remuneración que proporcione a los trabajadores un salario equitativo; que garantice condiciones de existencia dignas.

Hoy en Venezuela muy lejos están los trabajadores de esa vida digna con estos salarios de hambre. Aspirar comprar un carrito usado, una nevera, una licuadora, está prohibido para un trabajador. Una pareja joven que piense formar hogar y necesite comprarse un pequeño apartamento o al menos alquilarlo, le es prohibitivo porque no hay salario que hoy día,tenga capacidad de compra.

Ascenso social imposible

Así no hay ascenso social posible, con lo cual la importancia del trabajo como escala de progreso social está muerta, con este modelo de hambre y miseria que impuso el “Socialismo del Siglo XXI”.

Y esta triste realidad que hoy viven nuestros trabajadores es un diseño calculado y esbozado en documentos del año 2009, del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social. Con lineamientos de “Políticas Laborales y Negociación Colectiva” cuyas consecuencias son éstas que hoy padecemos.

Maduro, es enemigo de los trabajadores, la hiperinflación, la desaparición del salario, la quiebra de empresas, la destrucción de la contratación colectiva; la inobservancia de condiciones y medio ambiente de trabajo, el desconocimiento de la Libertad Sindical y de los sindicatos; así como el encarcelamiento de sus dirigentes, lo confirma: estamos en condiciones peores que la esclavitud.

Ya ni para comer alcanza el trabajo en Venezuela, porque lo que gana un trabajador equivale a menos que una limosna.



Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More