Ultimate magazine theme for WordPress.

Ni te rindes ni te resignas – Noticias de Venezuela y el Mundo

0


Por Alejandro Feo La Cruz

Hablando con Graciela, una señora que que vivía en su casita humilde y siempre era ayudada por José no podía recibir su tratamiento y tampoco se alimentaba muy bien, terminó falleciendo por causas combinadas entre la falta de medicinas y la mala nutrición.

Este relato que parte el alma, nos hace pensar cuantas abuelas Marías están en la misma situación. Sin tener quien las ayude y sin instituciones del Gobierno que le dé atención y cuidados a nuestros adultos mayores. Cuantos José estarán tratando de regresar a Venezuela y no cuentan con los medios para hacerlo o si regresan están sometidos a un inhumano cautiverio de cuarentena expuesto a pasar hambre, maltratos y a ser víctimas de violencia.

Parece hacerse evidente que los sistemas de asistencia social del régimen se encuentran colapsados con muy pocas posibilidades de dar respuesta para equilibrar los niveles de pobreza que hemos alcanzado.

Venezuela es en 2020 el país más pobre de  de la región de América Latina, con 96 % de pobreza por ingresos y se sitúa casi al mismo nivel de los países africanos, reveló la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida en Venezuela 2019-2020 (Encovi), consultada en más de 9.000 hogares.

Niveles de pobreza insospechados, un nuevo perfil demográfico, el nivel de participación de la población en la actividad económica más bajo de la región, más desnutrición infantil, repunte del rezago y la deserción escolar y una mayor desigualdad son algunas de las conclusiones de la última edición del estudio, realizado por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (Iies) de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) y presentado el pasado mes de julio a través de plataformas digitales.

Cifras que dan miedo

El Estudio también señala que el 79,3 % no tienen cómo cubrir la canasta de alimentos. El Producto Interno Bruto (PIB) registró una caída de 70 % entre 2013 y 2019, tal caída radical del PIB se traduce simplemente en que no hay riqueza que repartir ni bienestar que disfrutar.

Cuando eso ocurre, aumenta la pobreza, de alguna manera todos nos hemos empobrecido a diferentes niveles, salvo algunos privilegiados protegidos por el régimen que viven otra realidad.

Dato alarmante sobre la situación de nuestra infancia revela que 30,3 % de los niños menores de 5 años entran en la categoría de desnutrición crónica o por baja talla y 8 % de los niños menores de cinco años califican como desnutridos desde el indicador de peso para la edad.

El consumo nacional promedio de proteínas es solo el 34,3 % del requerido.

Igualmente llama la atención la nueva demografía en el país, con 28,4 millones de habitantes y no los 32 millones que se proyectaban para esta época. Se estima que, en total, 5 millones de personas se fueron y la población de personas mayores de 60 años subió de 10 a 12 % entre 2015 y 2020. Es decir que si calculamos el porcentaje de población económicamente activa será mucho menor a la década anterior.

En materia educativa todas las cifras terroríficas, pero quiero destacar la tasa de asistencia educativa entre los jóvenes de 18 a 24 años que cayó a la mitad y se situó en sólo un 25%: es decir 2,2 millones no asisten a clases y no están recibiendo ningún tipo de formación y tampoco tendrán herramientas para salir de la pobreza en su vida de adulto.

Otro indicador que denota nuestro nivel de pobreza es el índice de asalariados con una caída tanto en el sector público como en el sector privado desde un 62 % en 2014 a 46 % en 2019.

El sector más afectado es el manufacturero que redujo sus nóminas en un 50 por ciento en los últimos 5 años y que explica un poco porque nuestra zona industrial de Valencia se ve tan desolada.

Pero la mayoría no se rinde

Pero la mayoría de los venezolanos no se rinden y no se resignan a vivir en la pobreza, ante la imposibilidad de conseguir un empleo ante un proceso de destrucción sistemática de las fuentes de trabajo por parte del régimen socialista, el mismo estudio mencionado arroja como resultado que la gente ha decidido reinventarse, convertirse en emprendedores, monetizar sus ideas o ser trabajadores por cuenta propia para garantizar con su esfuerzo y su talento una vida digna para su familia.

Son tiempos muy difíciles pero estamos obligados a seguir adelante, intentarlo con todas nuestras fuerzas hasta conquistar ese futuro mejor para todos.

 

 

 



Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More