Ultimate magazine theme for WordPress.

Hablemos de las Asociaciones de Vecinos y las Juntas de Condominio. – Noticias de Venezuela y el Mundo

0


Por Omar Villalba

Las Asociaciones Vecinales son una figura administrativa y jurídica que existe en muchas partes del mundo. Esta se encuentra conformada por un grupo de personas que se asocian y que tienen como elemento vinculante un espacio geográfico determinado.

Las asociaciones permiten a las comunidades conformarse a su gusto, con frecuencia de una manera democrática. También es una forma de organización que sirve como mecanismos para que las comunidades resuelvan y gestiones sus problemas. Forma parte, en cierta medida de la necesaria autonomía que ciertas comunidades necesitan para crecer. En mayor o menor medida, son el nivel más bajo de las comunidades autónomas, pues estarían por debajo de las parroquias.

Todos conocemos este tipo de asociaciones, en cierto momento hemos participado en algunas. Una buena gestión de estas puede hacerle mucho bien a un edificio, calle o urbanización.

Estas organizaciones suelen ser conocidas como juntas de condominio. Este término, que usamos a la ligera, hace referencia a un dominio o propiedad que un grupo de personas o comunes, o individuos en común, tienen sobre un territorio. El condominio es una figura interesante, porque nos habla de una propiedad privada que es horizontal —Todos los miembros son iguales y tienen los mismos derechos y deberes para con la propiedad— y a la vez comunal. ¿Les suena eso? Bien, debido a eso, es por lo que todos podemos y debemos participar de estas figuras.

Las asociaciones de vecinos, las juntas de condominio son el claro ejemplo de la democracia, en el buen y el mal sentido. Todos nos hemos quejados de estos espacios. Todos hemos escuchado cuentos de como unos grupitos suelen apoderarse del condominio. Hacen y deshacen en estos sitos, obligando a la gente —bueno al menos molestando, porque los condominios no tienen forma de coaccionar a los inquilinos para que sus normas se cumplan— a cumplir algunos requisitos. Las juntas del condominio son el fiel reflejo, a nivel micro, de la política a nivel macro (país). Las mismas virtudes, los mismos vicios que se ven en los políticos, se ven reflejados con claridad en la junta de condominio. Siendo el principal la pasividad del inquilino, que es como la pasividad de la ciudadanía. Y luego, está la consecuencia de esa pasividad.

A finales del siglo XX y  a inicios del XXI, la asociación de vecinos, como figura, estaba cobrando fuerza, existía la posibilidad de que muchas fuesen más allá del espacio donde vivían para volverse organizaciones más amplias. De nuevo ¿les parece conocida esta historia? Pero, como esta figura siempre ha estado asociada a la clase media y, por lo tanto, a la burguesía —disculpen el léxico histórico materialista— el gobierno decidió darle su puntilla. Y, como contraparte, surgen los consejos comunales.

Esta entidad, no vamos a entrar en camisa de once varas, es muy similar a la previa. Curiosamente, tiene alcances similares y presenta los mismos logros, además de los mismos vicios. Solo que el consejo comunal es mucho más amplio. Esta figura, en un principio, más allá del veneno de fondo, era una idea excelente, porque venía a quitarle peso a las alcaldías. A hacer de la política algo más participativo y protagónico. Pero la naturaleza humana —más cuando la ideología y el populismo entran en la ecuación— hizo de las suyas.

En fin, no tengo intención de juzgar estas figuras. Ambas tienen su pro y sus contras. Pero, son importantes para todos, porque funcionan, porque son la expresión de la libertad y de la ciudadanía. En ellas se expresa nuestros derechos a la participación política, la organización, la determinación y para usted de contar.

He tocado este tema, porque dentro de poco estas organizaciones estarán, al menos en el Estado Miranda, en el ojo del Huracán. Nuestro gobernador está creando una propuesta de ley, que desde el mes de junio-julio, ha sido sometida a consulta, para a futuro ser aprobada, en la cual el gobierno revisa los conceptos de propiedad horizontal y buscara a crear mecanismos para asistir a las juntas de condominio.

Esta propuesta está levantando muchas roncas, tiene muchos detractores y muchos que la apoyan. Como toda ley, esta es las suficientemente ambiguas; lo que dificultad fijar una posición que sea racional y justa. Pues, tiene algunas cosas buenas, pero otras sospechosas. Sus mayores detractores —esos que parecen irracionales, pero que no pueden estar equivocados del todo— dicen que esta ley suena muy bien, pero es muy peligrosa, pues debajo de toda esta miel, hay un venenito. Uno que tiene como finalidad ubicar cuales son las propiedades abandonadas, o sin dueños y que reciben pago desde el exterior. La intención nos recuerda a ese loco plan de Ubica tu casa, con el que se temía volviesen las invasiones y expropiaciones.

No sé qué tan cierto sea eso. Aún estoy leyendo y releyendo la ley. Deseo saber más antes de fijar una postura. Por eso, desde esta tribuna les ruego a todos, que comiencen a informarse sobre el tema. No lo dejen para último momento. Busquen, pregunten y comenten. Recuerden, el desconocimiento de una ley no nos exime de su cumplimiento.

 @OmarVillalbaG

@ObservatorioVec 



Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More