Ultimate magazine theme for WordPress.

Pobreza disfrazada de orgullo

0


Por Omar Villalba

Hace tiempo escribí un artículo donde exponía una idea sencilla: que todos estamos en medio de esta tormenta, pero no todos vamos en el mismo barco. Esta crisis ha afectado a algunos de una forma, mientras que ciertos sectores los ha golpeado con mucha fuerza.  Esta crisis ha puesto los puntos sobre muchas ies. Nos ha demostrado a todos que cada quien carga su cruz, y que puede ser que la cruz del prójimo si sea más pesada que la mía.

Ahora, si pensamos en términos de países, sin duda pensaremos que el nuestro se llevó el premio. Tenemos años inmersos en una crisis política que lejos de resolverse, se agudiza cada vez más. Al parecer las facciones en lucha son demasiado ciegas, prefieren poner sus intereses por encima de los intereses del resto. Así las cosas, todos los venezolanos nos sentimos en medio de unas arenas movedizas que nos están tragando a gran velocidad, y luego aparece el covid-19 y nos pone un peñón encima. ¿Acaso no es eso la cerecita del pastel?

A pesar de todo lo dicho, debemos destacar que los venezolanos —con todos nuestros defectos y virtudes— tenemos una capacidad para mantener la buena cara en el mal momento. Algunos se valen de la alegría, del chiste fácil y el optimismo para sobrellevar la desgracia. Como un buen torero, capean el malestar. Mientras, la otra parte de nuestra sociedad hace frente a este problema con estoicismo. Animo, fortaleza y entereza. Ambos lados fingen, con la salvedad, que la desviación del segundo es harto dañina, en especial para ellos.

¿De qué estoy hablando? Bien, en vez de responder esa pregunta tengo que acotar algo. ¿No se han dado cuenta que cada vez son más las personas que a través de algunas plataformas como GoFoundme solicitan patrocinio para llevar a cabo ciertas cosas que antes podían costearse con sus ingresos? ¿No se han percatado que cada vez son más las campañas en estas plataformas donde las personas solicitan dinero para realizarse tratamientos para combatir enfermedades incapacitantes, graves o mortales? Si ustedes no lo han visto, deberían estar más atentos. Yo si lo he visto. En las Redes Sociales y las de Mensajería instantáneas, son cada vez más las personas que piden ayuda ¿Es eso malo? Para nada.

El uso de dichas plataformas no es malo. En realidad, es algo muy interesante. Saben, en un principio esas plataformas surgieron para que los emprendedores llevaran a cabo sus proyectos. Aun se utilizan así. Y en la actualidad, en nuestro país se transformó en una herramienta para resolver un problema, que no tiene solución gracias a la situación en la que se encuentra el país, donde la economía está contra las cuerdas.

Supongo que se estarán preguntando ¿Por qué estas personas son relevantes? Pues es sencillo, porque muchas de estas personas pertenecen a un sector socioeconómico de nuestro país que alguno consideraban extinto: la clase media. Es este sector, el que se vale de dichas herramientas ¿Qué implica o significa que ellos estén valiéndose de esos mecanismos? Sencillo: la clase media no puede seguir resolviendo por su cuenta como antaño se hacía ¿seguro que es la clase media? Pues sí, porque si bien los sectores populares podrían acceder a estas plataformas, los cierto es que ellos cuentan con otros canales para resolver los problemas. Eso es lo malo de la inclusión discriminatoria.

Lo llamativo de dicho fenómeno se encuentra en que esta es una forma de hacerle frente a un problema con sus propias herramientas, pero también es un mecanismo para mantener el estatus. Verán, ya dije que todos tenemos una cruz, pues la clase media carga su cruz, pero lo hace aparentando. Todo esto pone en evidencia algo que he visto más de una vez: gente que vive de las glorias pasadas. La clase media está igual de mal que todos, pero muchos mantienen la apariencia. Para ellos todo se reduce a no dejar que el vulgo los vea sangrar. Es por eso que podemos ver a muchas personas, que viven en el Cafetal, Santa Mónica y otras parte de la ciudad, que puede vestirse de marca, llevar ropas y bolsos Carolina Herrera y otras infinitas marcas, pero la nevera de sus casas es, al igual que la de muchas personas de los sectores populares, una gran piscina donde solo hay agua y luz. Aunque, en algunos casos, la luz y de broma.

No, no, no y no. Este tema no ha salido a colación para señalar y criticar a las personas que prefieren mantener la apariencia antes que evidenciar que están en una situación económica paupérrima. Aquí no deseo señalar el: “primero muerta que sencilla”. En realidad, lo que he decidido sacar a la palestra es que existen personas que están sufriendo a su manera y que el resto no debería juzgarlos. Que deberíamos evitar encajonar a la gente y pensar que por vivir en X o Y parte de la ciudad sus condiciones de vida son mejores que las nuestras. “vive en el Cafetal, Macaracuay, En la Florida etc.; esos tienen rial, ¿que saben de sufrimiento?” lo cierto es que, señores, al contrario de lo que decía aquella película o serie: los ricos también lloran. ¡Qué diantres! ¿De qué ricos estamos hablando? Bueno, de los que alguna vez lo fueron, y que disfrazan sus vicisitudes con añoranza. ¿Hacen mal? No, solo están sobrellevando el problema a su manera.

Estas personas no pedirán ayuda fácilmente. Esa idea es inconcebible, y tal vez no acepten la ayuda si nace de parte de uno. En realidad, tal vez nuestra condición sea similar a la de ellos. Pero, lo que si aceptaran será la comprensión, el respeto y la consideración.

Así pues, quienes me leen. Cuando decidan juzgar a alguien, cuando deseen criticar o atacar de alguna forma. Tómense su tiempo y piensen en la situación de esa persona ¿Están tan bien como aparentan? ¿De verdad están mejor que nosotros? O ¿tal vez están sobrellevando la crisis con lo que tenían ahorrado y ya se les está acabando? Como sea, estos paisanos la están, como mínimo, pasándola tan mal como nosotros. Por eso debemos ser mejores personas; ser considerado no cuesta nada. En cambio ganaremos demasiado.

The post Pobreza disfrazada de orgullo appeared first on Noticias de Venezuela y el Mundo – Caraota Digital.



Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More