Ultimate magazine theme for WordPress.

Los enfermos que se curan pero no se recuperan

0


El COVID-19 se ha caracterizado por un sinfín de misterios y el del número creciente de los positivos que han presentado síntomas o secuelas mucho tiempo después de que ya den negativo, es uno de ellos.

El problema reciente de esto es que aunque ya lo hayan superado; la urgencia de los nuevos casos está como prioritario, sin hacerle seguimiento a los antiguos.

El estudio

Un reciente estudio arroja algo de luz: Entre el 10% y el 20% de los enfermos tiene esta especie de COVID persistente.

De hecho, señala que algunos casos son tan extremo; que aún manifiestan fatiga y problemas respiratorios siete meses después de curarse.

Y existen otras diferencias: la mayoría son mujeres y no pasaron por el hospital.

La recuperación en pacientes con COVID-19

Salvo los casos que se complican y acaban en la UCI, la mayoría de los enfermos que padecieron de COVID, se recuperan en menos de dos semanas. Exactamente en torno a los 11 días de presentar los primeros síntomas

El seguimiento a más de 4.000 positivos del Reino Unido, Suecia y EE UU confirma que el 38% de ellos se había recuperado ya en seis días, reseña El País.

Sin embargo, el estudio reveló que 558 pacientes (el 13,3%) seguían teniendo problemas pasadas cuatro semanas.

De ellos, más de un tercio aún se quejaba de diversas dolencias a los 56 días. Incluso, un porcentaje significativo (el 2,5%) superaba los tres meses. Y el estudio aún no ha terminado y sus autores esperan una persistencia aún mayor.

La investigadora del King’s College de Londres y principal autora de esta investigación, Claire Steves; está convencida de que las cifras son aún mayores.

Además de que muchos de los enfermos de la primera ola nunca fueron detectados; en su trabajo ponían el contador a cero cuando uno de los afectados dejaba de tener síntomas pero, al cabo de unos días, tenía una recaída.

“Nuestra clasificación de la duración de la enfermedad no contemplaba las recaídas”, afirma. Por otro lado, el seguimiento aún no ha terminado, así que teme que en muchos casos los síntomas sigan por más tiempo.

El estudio de Steves incluía a positivos que tuvieron que ser hospitalizados, pero en la mayoría de los casos el curso de la enfermedad fue leve y la pasaron en casa. Como en la versión corta, la covid de larga duración se ceba con los ancianos: los mayores de 70 años tenían el doble de posibilidades de sufrirla. Lo que sí es diferente es que las mujeres tenían hasta un 50% más de papeletas de desarrollar covid persistente. En cuanto a las patologías previas, la única que parece elevar el riesgo es sufrir de asma.

“Algunos de los síntomas son inesperados”, comenta el neurólogo y vocal de la Sociedad Española de Neurología (SEN) David García Azorín.

“Si pasas la covid, es lógico que tengas problemas respiratorios. Pero hay otros como la dificultad para concentrarse o el cansancio que son difíciles de medir y se hace necesario hacer un seguimiento a lo largo del tiempo”, añade. El problema es, precisamente, la falta de ese tiempo. El País





Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More