Ultimate magazine theme for WordPress.

Conozca toda la historia del ecocidio en El Palito que no evitó Pdvsa

0


La estampa es sombría. Ya no se escucha el grito alegre de los vendedores de ostras, la voz amable de la señora que vende pescado frito, ni la euforia de quien ofrece un toldo cercano a la orilla de la playa. Hasta las olas suenan distinto en El Palito. Todo como consecuencia de un ecocidio que se pudo evitar, pero las autoridades prefirieron hacer nada.

La espuma que se funde con la arena es marrón y mucho más espesa de lo habitual. “Eso es gasoil y aceite”, expresó molesto Franklin de Jesús, quien se identificó como uno de los tolderos del lugar mientras caminaba sobre la mancha negra que se mantienen en la orilla, como un recordatorio del drama que deben enfrentar.

No hay un contador de los derrames petroleros ocurridos durante los últimos tres meses desde la Refinería El Palito. “Esto ya tiene mucho tiempo”. Tampoco se puede medir lo que han dejado de percibir económicamente durante los días de flexibilización de la cuarentena en los que las playas pueden recibir turistas. “Queríamos recuperarnos pero no podemos por la contaminación que tenemos aquí”, dijo con pesar Cecilia Vázquez, una de las más conocidas en el balneario por su famoso plato de pescado.

Le ha tocado vender algo de comida que prepara en los restaurantes cercanos para poder sobrevivir. Es la única opción que ha encontrado porque, simplemente, todos quienes prestan sus servicios en la playa de El Palito son expertos en su labor, a eso se han dedicado toda su vida.

Pesca destruida

Un recorrido corto por el lugar basta para ver la cantidad de embarcaciones de pesca que están ahí sin funcionar. Todas tienen rastros claros de lo que sucede en la Refinería El Palito (REP). Están manchadas, llenas de aditivos y residuos de hidrocarburos.

Juan Carlos Hernández tiene 30 años pescando en la zona y la está pasando muy mal. “Las lanchas se dañan y la gente de Pdvsa no nos dan nada ni siquiera para limpiarlas. Ya muchos ni tenemos motores porque se los han robado”, aseguró.

Antes, en un día normal, junto a sus compañeros podía calar la cantidad suficiente de jurel para llenar cinco camiones. Eso lo hacía con pesca artesanal de orilla. “Pero los peces se han alejado porque la contaminación es fuerte y ha abarcado gran parte de la playa”. Así que ahora va y más hacia el mar, pero no es suficiente. “Hay días en los que no se pesca nada”.

A esto se suma que la cantidad de especies han disminuido. Ya no hay mojarra, carite, lisa, lebranche, pargo, parguito, zapatero ni jurel.

Desidia total

Cada vez que ocurre un derrame en la REP, las autoridades de Pdvsa solo van, realizan una inspección y se van. “No nos dan respuestas nunca”.

Desde 2018 son más de 15 los eventos de este tipo que han ocurrido en el lugar, de acuerdo a la diputada de la Asamblea Nacional, Deyalitza Aray. “Pdvsa se presenta para atender situación mediática, el momento, pero nunca hemos escuchado un plan de inversión, reparación, reestructuración y hemos denunciado que se traen equipos viejos, repuestos de otras refinerías, para tratar de solucionar lo que no han hecho en más de cinco años de desatención y de olvido”.

Recordó que en septiembre hubo un derrame que no solo dañó parte del ecosistema en Puerto Cabello, “sino que fue bien conocido, llegó a adyacencias a las playas de Morrocoy y aún podemos observar residuos y esto es permanente, no ha parado, podemos constatar con habitantes de la zona cómo se quejan de que ya no pueden ni siquiera hacer sus actividades porque la playa ha sufrido un daño tremendo con la contaminación”.

El problema parece claro: Falta de mantenimiento y un intento desesperado por forzar la refinería para que produzca gasolina. “Se revientan las tuberías, colapsa y se rebosa la laguna de oxidación de desechos. Mientras no se corrija el daño mecánico y estructural que tiene la refinería este panorama nada alentador seguirá”.

Mientras tanto, los pescadores, tolderos y todos los que dependen de la actividad económica que realizan en la playa de El Palito, siguen profundizando su crisis. Para ellos no hay flexibilización de la cuarentena que valga. Ellos están olvidados.





Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More