Ultimate magazine theme for WordPress.

Estado venezolano impulsa nuevas modalidades de esclavitud moderna

0


A 71 años de conmemorarse el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, Venezuela lo celebra con otras formas de esclavitud, producto de la crisis humanitaria que obliga a muchos a trabajar incesantemente para poder cubrir las necesidades básicas.

Sectores como el de la salud se han visto fuertemente afectados tanto por la crisis económica como por la pandemia generada por el Covid-19. Para los profesionales de la salud, sus años de formación y profesionalismo se han ido por la borda con los sueldos que cobran mientras exponen su salud más de 12 horas al día.

“Con la pandemia todo se descontroló. Pasamos de no tener insumos ni personal, a no tener nada para salvar vidas ni proteger la de nosotras, por el alto riesgo al contagio” comenta Lucía, quien relató a Amnistía Internacional su punto de vista desde el sector de la salud.

Lucía es licenciada en Enfermería de la Cruz Roja venezolana con estudios especializados en Hemoterapia. Su trayectoria como profesional le hizo ocupar cargos de mayor responsabilidad, actualmente dejó su especialidad para asistir al hospital de El Llanito porque “ya no hay más remedio”.

“El bajo salario que percibimos por el trabajo no es el único problema. Desde la falta de jabón y desinfectante para las principales áreas del hospital, hasta la violencia de familiares que llegaban con emergencias que no podrían ser atendidas porque la excusa perfecta de la pandemia dejaba oculta la realidad de la crisis de insumos y de personal”. Comenta la enfermera.

Con la llegada de la pandemia, señala Lucía, todo se descontroló, el ambiente dentro del hospital era un caos, los doctores se empezaron a sentir mal, las constantes amenazas de los militares que vigilaban el recinto eran muy hostiles hacia las enfermeras y para completar, la crisis de insumos no les permitía atender la totalidad de los pacientes. Era un entorno que vivían todos los días.

“Cuando comenzaron las protestas por la inflación y la clasificación de las tablas salariales que nos dejaban ganando sueldos por debajo de cualquier técnico superior, pensé mil veces en migrar con algunas de las tantas compañeras que se atrevieron sin pensarlo mucho. Me detuve porque mi madre estaba enferma de cáncer y se lo detectaron muy avanzado”, comenta Lucía quien apunta que desde 2016 todo empeoró rápidamente.

«El aguinaldo que cobré en el seguro social fue de 10.000.000 de Bs. S” añade, un bono considerado una falta de respeto a sus más de 20 años al servicio de la salud.

Casos como el de Lucía se multiplican en el país, donde actualmente, el Salario Mínimo Integral equivale a 0,38 centavos de Dólar. Miles de venezolanos se han visto en la necesidad de cubrir sus necesidades buscando otros tipos de sustento que le permita cubrir un poco más de las necesidades básicas.

Desde el empleo completo, hasta el empleo de medio tiempo y el pequeño emprendimiento, el venezolano promedio busca maniobrar con las tres opciones simultáneas mientras espera, que algún día, la situación económica le permita vivir mejor o le toque vivirlo en otro país que pueda ofrecerle mejores oportunidades.

 

Miguel Solórzano



Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More