Ultimate magazine theme for WordPress.

En el 2021 el cambio debe comenzar por nosotros – Noticias de Venezuela y el Mundo

0


La pandemia no expuso a muchas situaciones que han colocado en riesgo nuestra calidad de vida y no necesariamente por el COVID-19, sino por la ruptura de nuestros patrones habituales debido al confinamiento que acentuaron los problemas que se desencadenan de la poca calidad de vida, el escaso bienestar mental o por las desigualdades sociales.

El encierro y la incertidumbre ha hecho que las personas con o sin predisposición se sientan ansiosas y que las cifras de esta condición hayan aumentado a nivel global. En consecuencia, también se han elevado los casos de depresión severa y los abusos en el consumo de todo tipo de drogas (licitas o no), lo que debe llevar a los gobiernos, líderes mundiales y los “influencers” a visibilizar herramientas que conduzcan a los seres humanos preservar la salud mental y física en general.

Se trata de influir de manera positiva y hacer entender la importancia del auto cuidado para poder mantener la salud orgánica y emocional, aprendiendo una “NUEVA FORMA DE VIVIR”, que es imperante ante una realidad que llegó para quedarse por un largo tiempo.

Si todos entendiéramos o concientizáramos lo urgente de asumir una buena dieta alimenticia y mental, el ejercicio regular, el uso del tapaboca, el lavado de manos constante, más la distancia social y no precisamente el aislamiento, seríamos más resistentes a los virus, bacterias y variadas enfermedades que socavan el bienestar del hombre.

El confinamiento ha hecho aumentar las cifras de abuso doméstico, violaciones y abuso sexual infantil. Por eso, todos, con la evolución o crecimiento individual podemos lograr una cotidianidad más flexible hasta que se supere la pandemia de COVID-19. Esto es imperante dado que, los niños también se ven afectados de manera social y evolutiva por el encierro como medida de contención del virus, incluso si no están expuestos a ningún abuso en casa.

Otros impactos del confinamiento global…

El cierre de negocios de manera prolongada genera deudas por la falta de ingresos y en este caso los mas afectados son los negocios pequeños. Muchos han tenido que cerrar sus puertas dejando cientos de desempleados y la merma de los ahorros.

También globalmente ha tenido lugar una mayor inseguridad alimentaria, son muchos los que actualmente están expuestos a la hambruna. Y la pobreza como tal, a su vez, exacerba los problemas de salud mental.

Ante esto, la generación Z es la más afectada, los adultos jóvenes de entre 18 y 23 años manifiestan mayores niveles de estrés y depresión. Más de la mitad de los adolescentes de 13 a 17 años y los universitarios, sienten que la pandemia hace que sea imposible planificar el futuro. Y esto les genera angustia y miedo.

Los escenarios extremos enferman mentalmente …

Con la desesperación vienen los problemas relacionados con las drogas y la epidemia de sobredosis ha empeorado mucho en el 2020. Por supuesto, los cuadros de las personas que sufren de una enfermedad mental o de un trastorno por abuso de sustancias han empeorado, junto con la condición de aquellos que padecen enfermedades crónicas, por ejemplo, de los pacientes cardiovasculares.

La desesperación también se refleja en las estadísticas que demuestran mayores cifras de abuso doméstico, violación, abuso sexual infantil y suicidios.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, advirtió un aumento de las cifras de abuso doméstico a nivel mundial relacionado con las medidas de emergencia de la pandemia, ya que las llamadas de ayuda en algunos países se han duplicado.

Por otra parte, también se ha incrementado la cantidad de personas que se han divorciado.

Los niños también se ven afectados de manera social y evolutiva, aunque no enfrenten abuso en su hogar. En noviembre del 2020, el periódico The Guardian informó que muchos pequeños están experimentando un retroceso mental y físico como resultado del confinamiento. De hecho, han aumentado las brechas de rendimiento escolar, mientras que la alfabetización temprana se ha visto afectada este año. Los niños mayores de 10 años tienen una menor actividad física y pasan la mayor parte del tiempo jugando videojuegos y comiendo comida chatarra, lo que a la larga generara adultos con una mala salud.

REDES:

Instagram: @ATuSalud

YouTube: ATuSaludconMariaLauraGarcia

Facebook: ATuSaludEnLinea

Twitter: ATuSaludEnLinea





Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More