Ultimate magazine theme for WordPress.

Se cumplen 76 años la foto más famosas de la Segunda Guerra Mundial

0


La Alemania Nazi se derrumbaba después de casi seis años de larga guerra y millones de muertos. Los soldados de la Unión Soviética tomaban casa por casa la ciudad de Berlín, el centro del imperio que construyó Adolf Hitler, en una sangrienta batalla que daba vestigios de que la Segunda Guerra Mundial estaba a poco de finalizar.

El fotógrafo ruso Yevgeni Jaldéi fue reclutado por el Ejército Rojo en 1941, en donde tuvo funciones como soldado y fotoperiodista. Durante sus aventuras en el conflicto bélico siempre portó sus dos armas: su pistola y su cámara fotográfica, con la que se dedicó a enmarcar las acciones militares, desde Ucrania hasta Alemania.

El 2 mayo el Ejército Rojo avanzaba rápidamente por Berlín, con una Alemania Nazi que ya se defendía con niños o ancianos, ante la falta de efectivos militares. “Vengan conmigo al tejado”, dijo un soldado soviético que tenía una bandera roja con la hoz y el martillo, aunque realmente eran tres manteles rojos con el escudo de la Unión Soviética cocido.

Los combates por controlar el Reichstag, sede parlamentario alemán, fueron cruentos y sangrientos. No obstante, el edificio estaba ahora lleno de una tensa calma. Jaldéi sacó su mejor arma, efectuó 36 disparos de un rollo fotográfico y consiguió una de las imágenes más emblemáticas de la historia.

La imagen fue usada por Moscú como propaganda, para reflejar su triunfo en el corazón del imperio germano. Pero primero tuvo que pasar por unos retoques; se quitó uno de los relojes que tenía uno de los soldados, puesto eran evidencias del saqueo de la ciudad, y se agregó humo al fondo, para dotarla con dramatismo y destacar la bandera.

¿Qué pasó con los protagonistas de la fotografía?

El soldado que sostiene la bandera se llamaba Melitón Kantaria, miembro de una familia campesina del Cáucaso. En la guerra se unión al regimiento 176 de la 150º División de Infantería, del III Ejército en el Frente Bielorruso y participó en la histórica Batalla de Berlín, donde murió más de medio millón de personas.

Después que finalizó la guerra, fue desmovilizado en 1946, se afilió al Partido Comunista de la Unión Soviética y se trasladó a Sujumi, capital de la región de Abjasia y fue delegado del Soviet Supremo. Se mantuvo en calma hasta que en 1993 se tuvo que movilizar por el inicio de la guerra civil de Georgia y falleció en Rusia.

Jaldéi, por su parte, siguió tomando fotografías con el Ejército Rojo y registró los juicios de Nuremberg, en donde retrató a los culpables del Holocausto. El fotógrafo, proveniente de una familia judía, logró consumar su venganza al disparar con su cámara hacia los responsables del genocidio contra su pueblo.



Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More