Ultimate magazine theme for WordPress.

Por tercer año consecutivo, por Alejandro Feo La Cruz

0


Por Alejandro Feo La Cruz

Se está haciendo rutina revisar para esta fecha, la encuesta anual de 15 países latinoamericanos, compilada por Americas Society/Council of the Americas y Control Risks, la que este año no trae muy buenas noticias, arrojando una disminución en la eficiencia e independencia de las instituciones u oficinas anticorrupción en casi todas las naciones incluidas en el estudio con muy pocas excepciones.

Americas Society/Council of the Americas es considerado el principal foro dedicado a la educación, al debate y al diálogo político en las Américas. Fue fundado con la misión de fomentar el entendimiento de los asuntos contemporáneos políticos, sociales y económicos que enfrentan América Latina, el Caribe y Canadá y en ese sentido desarrolla distintas actividades con absoluta objetividad, entre ellas su encuesta anual sobre la capacidad de los países latinoamericanos de combatir la corrupción.

Lamentablemente el informe 2021 de la mencionada encuesta nos dice que la capacidad de las naciones latinoamericanas para combatir la corrupción disminuyó durante el año pasado ante la absorción de recursos de la pandemia, que le dio margen a las autoridades de algunos países para debilitar los órganos judiciales, según un reporte publicado recientemente.

La encuesta establece un índice, con un sistema de puntuación que evalúa la eficacia con la que los países pueden combatir la corrupción en función de variables como transparencia gubernamental, recursos judiciales y calidad de la prensa. La evaluación ubicó a Venezuela por tercer año consecutivo como la menos preparada de las 15 naciones analizadas, con Uruguay como la mejor.

El Índice de Capacidad para Combatir la Corrupción (CCC) también mostró disminuciones significativas en el indicador en los dos países más poblados y las economías más grandes de América Latina como lo son Brasil y México.

Confianza empresarial

En un momento difícil para la economía global, socavada por los estragos de la pandemia Covid-19, en donde la inversión extranjera como nacional en América Latina están en mínimos de varios años, las incertidumbres sobre el estado de derecho, la seguridad jurídica y sobre la calidad de las instituciones judiciales está minando la confianza empresarial, según el informe.

Brasil registró la caída más pronunciada en sus puntajes anuales, impactado por el desmantelamiento en febrero del grupo de trabajo contra la corrupción de Lava Jato, así como el nombramiento por parte del presidente Jair Bolsonaro de funcionarios percibidos como menos independientes para liderar la Policía Federal y la fiscalía.

México experimentó una disminución en su puntaje por tercer año, que según el informe reflejaba en parte recortes presupuestarios significativos al Sistema Nacional Anticorrupción.

El caso Venezuela es considerado como un país atípico en el índice CCC y no solo es por ocupar el último lugar por tercer año consecutivo, descendiendo en la puntuación global desde 1.71 en 2019, 1.52 en 2020, para llegar al 2021 en un 1.40, sino que está más de un punto por detrás de Bolivia, el segundo país con peores resultados que tiene 2.43. Dejando claro que en nuestro país los niveles de corrupción superan por mucho, cualquier comparación con otros países también deficientes en el tema.

Ausencia de libertad de expresión

Esta triste y vergonzosa posición, en el ranking latinoamericano es el resultado de no contar con un sistema de justicia independiente, instituciones públicas politizadas y la ausencia de información oficial pública confiable, que sumado a la ausencia de libertad de expresión hace que sea más difícil de corregir el asunto.

En líneas generales el ranking de los 15 países latinoamericanos evaluados en el índice 2021 de Capacidad para Combatir la Corrupción es el siguiente:

Uruguay es el país con la puntuación más alta (7.80/10), seguido de Chile (6.51), Costa Rica (6.45), Perú (5.66), Argentina (5.16), Brasil (5.07), Colombia (4.81), Ecuador (4.77), Panamá (4.55), la República Dominicana (4.38), México (4.25), Paraguay (4.08), Guatemala (3.84), Bolivia (2.43) y Venezuela (1.40).

No nos sorprende el resultado publicado, nuestro país se encuentra en una situación de estado de necesidad y crisis humanitaria, en donde la cultura “del sálvese quien pueda” se va imponiendo y en donde el mal ejemplo y la línea negativa se imprime desde el poder con el sello rojo. Nos toca seguir adelante desde donde estemos, desde nuestras tribunas o en cualquier escenario, sin resignarse porque la ley natural es que la tierra no deja de girar y todo siempre tiende a cambiar.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.



Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More