Ultimate magazine theme for WordPress.

La historia de Craig Price, el asesino serial más joven de EEUU

0


Craig Price tenía 13 años de edad cuando cometió su primer asesinato, en 1987, apuñalando a una vecina que vivía en la misma cuadra de su casa. Desde entonces es considerado el asesino serial más joven de los Estados Unidos.  

De acuerdo a una amplia nota publicada en Infobae, en la cual se detalla su historia, se precisa que en aquel momento no lo descubrieron y dos años después asesinó a una madre y sus dos hijas que también eran vecinas.  

LEER TAMBIÉN: ASESINÓ A SU HIJASTRA DE 13 AÑOS A PALAZOS PORQUE SE ORINÓ EN SU CAMA

Para matarlas usó los cuchillos de cocina de la casa, con los que las apuñaló más de cien veces.  



Joan Heaton, de 39 años de edad, fue encontrada tendida bajo una sábana empapada en sangre; su mano derecha estaba extendida, como si quisiera alcanzar al otro cuerpo, el de Jennifer (10), quien también estaba inerte sobre el piso. Melissa (8), estaba en la cocina, en medio de un charco de sangre.  

Los peritos forenses contaron 57 puñaladas en el cuerpo de Joan, además de huellas de estrangulamiento en el cuello y un golpe brutal en la cabeza; Jennifer y Melissa también habían sido salvajemente apuñaladas; en el cuello de la más pequeña vieron clavada la hoja de un cuchillo al que se le había roto el mango.  

Como se apuntó, anteriormente, en julio de 1987, Rebecca Spencer, de 27 años de edad, había sido encontrada muerta en la sala de su casa, apuñalada repetidamente con un cuchillo de embalaje.  

Fue así como las autoridades encontraron conexión entre los casos mencionados. Tanto en el homicidio de Joan y sus dos hijas como en el de Rebecca Spencer, el asesino usó cuchillos que obtuvo en la casa, la famosa “arma de oportunidad”. 

ASÍ FUE DESCUBIERTO  

De manera inesperada se dio el descubrimiento. Fue cuando los detectives Ray Pendergast y Mark Brandreth vieron a un joven afrodescendiente, quien caminaba por un parque cerca del lugar del crimen. Era un niño y tenía la mano vendada. Los policías se bajaron del auto y le preguntaron si había oído hablar de los asesinatos. 

Craig Price solo se limitó a decir que había visto cuando sacaban los cuerpos de la casa, porque vivía muy cerca de allí. 

«¿Cómo te lastimaste la mano?», le preguntó Pendergast. –Fue hace tres noches. Me emborraché y rompí el vidrio de un auto en la avenida Keeley – respondió Craig. Los oficiales lo dejaron ir.  

Sin embargo, aunque a los oficiales les parecía imposible que un adolescente de 15 años pudiera cometer un crimen tan sangriento, decidieron investigar. 

Descubrieron dos cosas. La primera es que no había ninguna denuncia por la rotura del vidrio de un automóvil en la avenida Keeley y que Craig Price tenía antecedentes por allanamiento de morada, hurto y consumo de drogas. 



Leave A Reply

Your email address will not be published.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More