Leopoldo López denunció que funcionarios del Sebin ingresaron por la fuerza a su casa en Caracas


El dirigente opositor en el exilio, Leopoldo López, denunció a través de las redes sociales el allanamiento ilegal de su casa en Caracas, ubicada en Los Palos Grandes.

«En horas de la mañana de hoy, un grupo de hombres armados entraron por la fuerza en la casa de mi esposa e hijos en Caracas», precisó López en su cuenta de Twitter.

Asimismo, detalló que «una camioneta pickup entró y salió cargada de bienes familiares, luego de forzar la entrada y reventar el muro».

También se pudo conocer que la vivienda era custodiada por un vigilante, quien fue detenido por los mencionados funcionarios.

«Sin ninguna justificación, los funcionarios del Sebin se llevaron secuestrado a Rubén Briceño, el vigilante que estaba presente. A esta hora desconocemos su paradero», señaló el dirigente opositor.

Por último, afirmó que el Sebin mantiene la ocupación ilegal del inmueble, al menos hasta la tarde de este sábado.

COMUNISTAS ATACARON A LÓPEZ DURANTE UN CONVERSATORIO EN MADRID

El pasado 13 de diciembre un grupo de 30 jóvenes pro comunistas atacaron a López durante un conversatorio en Madrid.

El grupo irrumpió en un salón de la Universidad de Ciencias Políticas de la Complutense de Madrid, donde el fundador de Voluntad Popular hablaría junto al dramaturgo cubano y fundador del Grupo Archipiélago, Yunior García.

Arremetieron y gritaron «fuera fascistas de la universidad» con una pancarta de más de dos metros de largo con el mensaje «López asesino».

LEA TAMBIÉN: TORTURAS, DETENCIONES ARBITRARIAS E IMPUNIDAD: EL BALANCE DEL FORO PENAL EN EL PAÍS 

Víctor Ferrer, de la Asamblea de Somosaguas, dijo al diario español ABC que Leopoldo López es un «golpista». Por lo que «no se puede permitir» su visita.

«Estamos en contra de que la universidad sea un espacio donde se da voz a gente que ha sido condenada por ayudar a golpes de Estado; y ha estado a favor de llamar a la violencia en manifestaciones en Venezuela donde hubo 43 muertos», recordó.

Mientras, otro joven reclamaba su derecho a «escuchar una opinión diferente. La universidad no es vuestra. Vinieron aquí a hacer actos de comunismo. Lo que les asusta es la libertad y que la gente venga a debatir».

 





Deja un comentario