Mataron a campeón mundial de Jiu Jitsu en discoteca de Brasil


El luchador brasileño Leandro Lo, ocho veces campeón mundial de Jiu-Jitsu, murió este domingo tras recibir un disparo en la cabeza por parte de un policía con el que discutió en una fiesta en São Paulo.

La Confederación Brasileña de Jiu-Jitsu Deportivo (Cbjje) informó sobre la muerte de Lo, quien pereció en la madrugada en un exclusivo local. El deportista asistió a la fiesta con unos amigos para ver la presentación de un grupo de música popular.

«El ídolo de un deporte, Leandro Lo nos deja materialmente. Ofrecemos homenaje y reverencia a quien ayudó e inspira a tantas personas a vestir el quimono en todo el mundo», apuntó la institución.



Leandro Lo ganó en ocho ocasiones el Campeonato Mundial de Jiu-Jitsu. Foto: cortesía

Según testigos, Lo discutió con un hombre ebrio y lo inmovilizó con una llave de brazo típica del arte marcial. Una vez soltó al policía, este sacó un arma y le propinó un único disparo en la cabeza del artista marcial.

PROTESTAS Y DETENCIÓN DE ASESINO DE LO

Lo fue trasladado de inmediato a un centro de salud de São Paulo, en donde los médicos lo atendieron. Su familia precisó que sufrió muerte cerebral y pocas horas después falleció a los 33 años.

El asesino sería Henrique Otavio Oliveira Velozo, oficial de la Policía Militarizada de São Paulo, quien se dio a la fuga. Después se presentó a sus superiores e inmediatamente lo arrestaron como sospechoso del crimen.

Tras el anuncio de la muerte de Lo, unas 40 personas fueron a las puertas del Distrito 17 de Policía. “¡Justicia!”, “asesino” y “Jiu-Jitsu unidos, nunca seremos vencidos”, gritaban los asistentes a la protesta.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: IMPACTANTES IMÁGENES | COLAPSÓ OTRO DEPÓSITO DE COMBUSTIBLE EN CUBA Y GENERÓ UNA ENORME EXPLOSIÓN

Las autoridades reprimieron a las manifestantes que estaban a las afueras de la comisaría. Foto: cortesía

Cuando Oliveira llegó en un vehículo de las autoridades, la multitud se abalanzó sobre este. Los agentes presentes actuaron para controlar la situación y utilizaron gas pimienta para dispersar a los manifestantes.

El presunto asesino de Lo quedó bajo arresto provisional por 30 días, puesto que se entregó por voluntad propia. Mientras tanto, las autoridades investigan el caso y el Tribunal de Justicia de São Paulo hace seguimiento de la situación.



Deja un comentario